Tomad, Señor

Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad; mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad; todo mi haber y mi poseer.

Vos me lo disteis y a Vos, Señor, lo torno.

Todo es vuestro, disponed de ello conforme a vuestra Divina Voluntad.

Dadme vuestro Amor y Gracia que eso me basta.

5 minutos al día que cambiarán tu vida