Oraciones del Crsitiano

ORACIONES DE LA MAÑANA

Por la señal, …

OFRECIMIENTO DE OBRAS

Te adoro, Dios mío, y te amo con todo mi corazón; te doy gracias por haberme creado, hecho cristiano y conservado esta noche.

Te ofrezco las acciones de este día; haz que sean todas según tu Santísima voluntad y a mayor gloria Tuya, …

Presérvame del pecado y de todo mal.

Virgen María, Madre de Jesús, hacednos santos.

Amén

PADRENUESTRO

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre.

Venga a nosotros tu Reino.

Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el Cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en la tentación.

Más líbranos del mal.

Amén

AVEMARÍA

Dios te Salve, María.

Llena eres de Gracia.

El Señor es contigo.

Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén

GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre.

Por los siglos de los siglos.

Amén

ORACIONES DE LA NOCHE

ACCIÓN DE GRACIAS

Te adoro, Dios mío, y te amo con todo mi corazón.

Te doy gracias por haberme creado, hecho cristiano y conservado en este día.

Perdóname todo lo malo que haya hecho.

Guárdame durante el descanso de esta noche y líbrame de todo peligro.

Amén

EXAMEN DE CONCIENCIA

Durante un tiempo corto reflexiona como ha transcurrido el día:

  • ¿Cómo he correspondido a los muchos beneficios que he recibido de Dios Nuestro Señor?
  • ¿He sido consciente de ellos?
  • ¿He mejorado en mi defecto dominante?
  • ¿He ofendido grave o levemente al Señor violando alguno de sus mandamientos?
  • ¿He ofendido de palabra u obra a mi prójimo?

ACTO DE CONTRICCIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.

Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, alejarme de toda ocasión de pecado, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.

Amén

Rezar tres Avemarías.