Novena de la Confianza al Niño Divino

Niño amable mi vida, consuelo de los cristianos.

La gracia que necesito pongo en tus benditas manos.

Padrenuestro

Tú que sabes mis pesares, pues todos te los confío, da la paz a los turbados y alivio al corazón mío.

Avemaría

Y aunque tu amor no merezco no recurriré a ti en vano, pues eres Hijo de Dios y auxilio de los cristianos.

Gloria

Acuérdate ¡Oh, Niño Santo!, que jamás se oyó decir que alguno te haya implorado sin tu auxilio recibir.

Por eso con fe y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza, este favor yo te pido.

(Dígase la gracia que se desea alcanzar)

5 minutos al día que cambiarán tu vida