Ofrecimiento de Obras

Dios mío yo os doy gracias por haberme creado y redimido por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Por haberme hecho cristiano y haberme conservado la vida hasta hoy. De un modo especial os agradezco haberme sacado de esta noche y haberme dejado ver la luz de este día.

En el día de hoy os consagro mis pensamientos, palabras, obras, deseos, todo mi ser. ¿Qué me sucederá, hoy, Dios mío?…no lo sé. Lo único que sé es que acepto con inmenso amor cuanto Vos queráis enviarme: tristezas o alegrías, salud o enfermedad, decepciones.

Uno este sacrificio al de Jesucristo mi salvador y os ruego en su nombre que concedáis ABUNDANTES GRACIAS para cumplirlo.