Novena a Nuestra Señora de la Merced

Virgen y Señora nuestra de la Merced, a ti suplicamos que, mediante tu maternal intercesión ante tu Hijo Jesucristo, nos alcances la gracia de vernos libres de las angustias y sufrimientos humanos, tan frecuentes en este mundo que vivimos; y concedas consuelo abundante para todos los que viven afligidos y en la opresión o marginación.

Te rogamos también, tú que eres liberadora de cautivos, nos alcances la verdadera libertad de los hijos de Dios y nos hagas libres de cualquier esclavitud, de modo que experimentemos en nosotros la alegría de la salvación.

Amén

(Aquí se pide la gracia espiritual o temporal que se desea).

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

5 minutos al día que cambiarán tu vida