Novena a las Almas del Purgatorio

DÍA 1

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Tenemos una casa eterna en los Cielos (II Cor.5,1; 6,10)

¡Señor y Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre de tu Hijo derramada en el Huerto, libres las almas del purgatorio, en especial las que están más olvidadas y las lleves al descanso eterno, para que allí te alaben y bendigan eternamente.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 2

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Aguardamos la redención de nuestro cuerpo (Rom. 8, 14-24).

¡Señor y Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre que tu Hijo derramó con los crueles azotes que recibió, saques las almas del Purgatorio, y en particular las que están próximas a subir al eterno descanso, para que así empiecen cuanto antes a alabarte y bendecirte eternamente.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 3

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Estaremos siempre con el Señor(II Tes.4, 12-17)

¡Señor Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre que derramó tu Santísimo Hijo, cuando le pusieron la corona de espinas, saques las almas del Purgatorio para que no tarden en alabarte y bendecirte eternamente en la gloria.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 4

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Vosotros, estad preparados (Lc. 12, 35-40)

¡Señor Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre que derramó tu Santísimo Hijo por las calles de Jerusalén, cuando iba con la Cruz a cuestas, saques las almas del Purgatorio, a fin de que, desde el sublime trono de la gloria que espera, te alaben y bendigan eternamente.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 5

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

El que cree enel Hijo tiene vida eterna (Jn. 6,37-40)

¡Señor y Dios omnipotente! Te suplicamos por el precioso Cuerpo y Sangre de tu Santísimo Hijo, que en la noche de su Pasión dio en comida y bebida a sus Apóstoles, y dejó a toda la Iglesia en sacrificio perpetuo y vivifico alimento de los fieles, saques las almas del Purgatorio para que te alaben con tu divino Hijo y con el Espíritu Santo en tu gloria eternamente.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 6

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Yo Soy la Resurrección y la Vida (Juan 11, 17-27).

¡Señor Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre que tu Santísimo Hijo derramó desde el árbol de la Cruz, especialmente de sus sagrados pies y manos, saques las almas del Purgatorio, en particular , por mis seres más queridos en este mundo, para que no no sean privadas por más tiempo de alabarte y bendecirte eternamente en la gloria.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 7

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Que ellos estén donde yo estoy (S. Juan 17, 17, 24-26)

¡Señor y Dios omnipotente! Te suplicamos por la preciosa sangre que salió del costado de tu Santísimo Hijo en presencia y con grandísimo dolor de su Santísima Madre, saques las almas del Purgatorio, para que cuanto antes vayan a la Gloria para alabar a María, y a ella en Ti, por todos los siglos de los siglos.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 8

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Los muertos fueron juzgados según sus obras (Apoc. 20, 11-21).

¡Dios de inefable bondad y cuya misericordia es infinita! Dígnate escuchar  las súplicas que, con humildad y confianza, te dirigimos en favor de las almas que están en el Purgatorio más olvidadas de nuestras oraciones, a fin de que puedan ir a bendecirte eternamente en el cielo.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

DÍA 9

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor Jesús, Juez misericordioso universal, ante quien toda culpa debe ser juzgada y expiada en esta vida o en la otra, danos gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del purgatorio, miembros de tu Cuerpo místico, muertos ya en tu gracia. Acepta y aplica los sobreabundantes padecimientos tuyos, de tu Madre Dolorosa y de todos los santos, como expiación de sus pecados, y llévalos pronto a gozar de tu compañía.

María, Madre de Misericordia, acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y presentando nuestras oraciones y los méritos a tu Hijo, intercede para que les purifique y los lleve a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulce y de la de tu Hijo bendito. Glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio.

Amén

REFLEXIÓN

Ya no habrá muerte (Apoc. 21. 1-5 a.6b)

¡Dios que con tanto amor aceptaste el cruento sacrificio, que en el ara de la Cruz te ofreció el Divino Jesús, para satisfacer por nuestras enormes ingratitudes! Te suplicamos oigas benigno las oraciones que tus humildes siervos te dirigen en favor de las almas  del Purgatorio.

Amén

Intención personal de la novena

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

ORACIÓN FINAL

Señor y Dios nuestro, de quien es propio compadecerse y perdonar: te rogamos por las almas de tus siervos que has mandado salir de este mundo, para que no las dejes en el Purgatorio por más tiempo, sino que mandes a tus santos ángeles para que las saquen y las lleven a la patria del paraíso; y, pues esperaron y creyeron en Ti, no sigan padeciendo las penas del Purgatorio, sino que empiecen a poseer los gozos eternos.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

RESPONSO

D- No te acuerdes, Señor de mis pecados.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D- Señor, Dios mío, dirige mis pasos en tu presencia.
R- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Concédele (s), Señor, el descanso eterno, y que le (s) alumbre la luz eterna.
R.- Cuando vengas a juzgar al mundo por medio del fuego.
D.- Señor, ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
D.- Cristo, ten piedad.
R.- Cristo, ten piedad.
D.- Señor ten piedad.
R.- Señor, ten piedad.
T.- Padrenuestro.
D.- Y no nos dejes caer en la tentación
R.- Mas líbranos del mal.
D.- Libra, Señor, su alma (sus almas).
R.- De las penas del infierno.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Señor, escucha mi oración.
R.-Y llegue a ti mi clamor.
D.- El Señor esté con vosotros.
R.-Y con tu espíritu.
D- Te rogamos, Señor, que absuelvas el alma de tu siervo (s) (de tu sierva (s)) de todo vínculo de pecado, para que viva en la gloria de la resurrección, entre tus santos y elegidos. Por Cristo nuestro Señor.
R.- Amén br />
D- Concédele (concédeles), Señor, el descanso eterno.
R- Y brille para el (ellos) la luz eterna.
D.- Descanse (descansen) en paz.
R.- Amén
D.- Su alma y la de todos los fieles difuntos descansen en paz, por la misericordia del Señor.
R.- Amén

5 minutos al día que cambiarán tu vida