Muéstranos, Señor, Tu faz, y Seremos Salvos

Que la devoción a la Santa Faz,
grabando en nuestro corazón la
imagen de un Dios que sufre, nos
prepare maravillosamente para
contemplar un día la incomparable
belleza de esta Santa Faz convertida
en irradiación de luz y de gloria.

(Monseñor Freppel)

5 minutos al día que cambiarán tu vida