Invocación a San José

¡Oh, Dios! que por inefable providencia
te dignaste escoger al bienaventurado San José
como esposo de tu Santísima Madre,
os suplicamos tener por intercesor en el Cielo
al que veneramos como protector en la tierra.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén

San José, Padre adoptivo de Nuestro Señor Jesucristo,
Esposo verdadero de la Virgen María,
ruega por nosotros y por todos los moribundos de este día (noche).

Amén.

5 minutos al día que cambiarán tu vida