Felicitación Sabatina

FELICITACIÓN

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.

A ti, celestial princesa,
Virgen sagrada, María,
te ofrezco en este día
alma, vida y corazón.

¡Mírame con compasión!

¡No me dejes, Madre mía!

SALUDO

Gocémonos siempre en el Señor, honrando a la bienaventurada Virgen Santa María, Madre de Dios, Virgen antes del parto, en el parto y después del parto. Predestinada antes que todas las criaturas, Reina y Corredentora, Abogada nuestra.

Amén

PLEGARIA

Virgen Madre de Dios, Purísima María.

El que no cabe en todo el orbe se encerró hecho hombre en tus entrañas.

Después del parto quedaste virgen.

Madre de Dios, intercede por nosotros.

R – Dios te salve, María, …

Virgen Inmaculada, concebida sin pecado:

Imploran tu favor los poderosos, porque eres la más poderosa de las criaturas y la más bella de los siglos.

El Señor te vistió con vestido de santidad y te rodeó con el manto de su gracia, como a esposa adornada con sus joyas.

R – Dios te salve, María, …

Bendita eres tú, Virgen María Inmaculada, por el Señor, Dios excelso, sobre todas las mujeres de la tierra.

Tú eres la gloria de Jerusalén; tú la alegría de Israel; tú eres la honra de nuestro pueblo; tú la abogada de los pecadores.

R – Dios te salve, María, …

ORACIÓN

Omnipotente y sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo preparaste el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María para que fuese merecedora de ser morada digna de tu Hijo: concédenos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro.

Amén

Rezar la Salve

5 minutos al día que cambiarán tu vida