Exposición y Bendición del Santísimo

Cuando asistas a esta celebración litúrgica, no dejes de hacer actos de fe y de adoración con deseos de reparar las ofensas que se hacen al Señor en la Eucaristía. Al empezar, suele cantarse este himno:

Pange, lingua, gloriósi
Córporis mysterium
Sanguinisque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi
Res effúdit géntium

Canta, oh lengua, del glorioso
Cuerpo de Cristo el misterio,
y de la Sangre preciosa que,
en precio Vertió el Rey
de las naciones del mundo
Fruto del más noble seno

Al terminar la bendición se suele cantar:

Tantum ergo, sacraméntum
Venerémur cérnui;
Et antíquum documentum
Novo cedat rítui;
Praestet fides suppleméntúm
Sénsuum deféctui.
Genitóri, Genitóque,
Laus et jubilátio;
Sálus, hónor, virtus quoque
Sit et benedictio:
Procedénti ab utróque
Comparsit laudátio

Amen

Veneremos, pues, postrados
Tan augusto sacramento;
Y el oscuro rito antiguo
Ceda a la luz de este nuevo;
Supliendo la fe sencilla
Al débil sentido nuestro.
Al Padre y al Hijo,
Gloria y vítores sin cuento;
Salud, honor y poder,
Bendición y gozo eterno:
Y al que procede de ambos
Demos igual alabanza.

Amén.

Oremus:

Deus qui nobis sub Sacramento mirábili, passiónis tuae memóriam reliquísti: tríbue quaésumus, ita nos Córporis et Sánquinis tu¡ sacra mystéria ve-nerári ut redemptiónis tuae fruc-tum in nobis iúgiter sentiámus.

Qui vives et regnas in saécula saeculórum.

R. Amén.

Oremos:

¡Oh, Dios!, que en este Sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu Pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu Redención.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Alabanzas de Desagravio

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sagrado Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Laudate Dominum

Laudáte Dóminum omnes gentes;
laudáte eum omnes pópuli.

Quóniam confirmáta est super nos misericordia ejus;
et véritas Dómini manet in aetérnum.

Gloria Patri, et Filio, et Spíritui Sancto.

Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saécula saeculórum.

Alabad al Señor todas las naciones;
alabadle todos los pueblos.

Porque ha confirmado su misericordia con nosotros;
y la verdad del Señor permanece eternamente.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.