Consagración al Sagrado Corazón de Jesús (San Claudio de la Colombière)

Estoy tan convencido, Dios mío, de que veláis sobre todos los que esperan en Ti, y que nada puede falta a quien de Ti todo lo espera, que he decidido vivir de ahora en adelante sin ninguna preocupación, descargando sobre Ti todas mis inquietudes: En paz me acuesto y enseguida me duermo porque me siento en Ti seguro, nada más que en Ti, Señor” (Salmos 4,10)

Pueden los hombres privarme de mis bienes y de mi honor, pueden las enfermedades robarme la fuerzas y los medios de servirte. Yo mismo puedo, por el pecado, perder tu gracia; pero nunca, nunca, perderé la confianza en Ti; la conservaré hasta el último suspiro, y serán inútiles los ataques del enemigo para arrancármela.

En paz me acuesto y enseguida me duermo Que unos esperen la felicidad de sus riquezas o talentos; que otros se apoyen en su pureza de vida, en el número de sus buenas obras o en el fervor de sus oraciones: para mí Señor, toda mi confianza es mi misma confianza en Ti porque me siento en Ti seguro, nada más que en Ti, Señor Nadie ha quedado desengañado por tener esta esperanza, nunca nadie que ha confiando en Ti se ha visto defraudado (Sir 2,11)

Estoy seguro, pues, de que seré eternamente feliz porque lo espero firmemente y lo espero de Ti, Dios mío En Ti, Señor, me abandono, no sufriré desengaño

5 minutos al día que cambiarán tu vida