Breve Mes de María

Acordaos, ¡Oh, piadosa Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno que haya
acudido a Ti, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro, haya sido abandonado de Ti.

Animado con esta confianza, a Ti también acudo, OH Virgen Madre de las vírgenes, y
aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante tu presencia
soberana.

No desechéis, OH purísima Madre de Dios, mis humildes súplicas; antes bien,
escuchadlas favorablemente.

Así sea.

Pidamos las gracias que deseamos conseguir, hoy, por intercesión de nuestra Madre,
María.

1. Madre mía, amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable
pecador.

Avemaría.

2. Acueducto de las divinas gracias, concédeme abundancia de lágrimas, para llorar
mis pecados.

Avemaría.

3. Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa en las tentaciones de mis
enemigos.

Avemaría.

4. Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alánzame de tu Santísimo Hijo las gracias que
necesito para mi salvación.

Avemaría.

5. Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme
las puertas del cielo.

Avemaría.

5 minutos al día que cambiarán tu vida