Bajo Tu Amparo

Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios.

No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades.
Antes bien, líbranos siempre de todo peligro,
¡Oh, Virgen Gloriosa y Bendita!

5 minutos al día que cambiarán tu vida