Novena a San Expedito (del 10 al 18 de abril)

San Expedito
San Expedito

Primer día (10 de abril): Juventud

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, conserva en mí un corazón joven, motivado por las cosas nuevas que surgen en mi vida diaria. Hoy que recurro a ti con la esperanza de que me ayudes en esta situación que debo resolver urgentemente. Te pido que irradies mi corazón de optimismo, para que pueda descubrir cada día aquellos momentos que son únicos e irrepetibles, como señales de Nuestro Señor.

Bríndame esa capacidad para descubrir nuevas alternativas, donde hoy solo veo confusión y cansancio. Escucha mi llamado y atiende mi pedido, porque te necesito. Lleva mis oraciones al Señor para que Él haga en mí su voluntad.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Segundo día (11 de abril): Coraje

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, inunda mi corazón de coraje para afrontar con valentía estos tiempos que hoy me asustan. Guía mis pasos valiente soldado de Cristo. Desarrolla en mí la virtud de la cual tú eres portador y hazme fuerte en alma y espíritu para poder seguir adelante en estos días en que temo. Tú que fuiste un hombre valiente, enséñame a convivir con mis miedos y mis dolores diarios, para que así pueda salir adelante y triunfal ante la adversidad.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Tercer día (12 de abril): Disponibilidad

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, Tú que siempre estás disponible para ayudar en las causas justas y de urgente solución, acude a mis oraciones y bríndame tu ayuda hoy que recurro a ti en busca de consuelo y de soluciones. Muéstrame cuál es el camino que debo seguir para que pueda solucionar los problemas que hoy me surgen. Guía a cada uno de mis pasos y ábreme el camino ante todas las tempestades. Porque confío en que sólo tú puedes ayudarme. Ven en mi auxilio y muéstrame un rayo de sol que ilumine mi alma.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Cuarto día (13 de abril): Justicia

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, Tú que tienes un corazón justo, haz que se haga justicia ante las injusticias diarias que hoy me rodean, muéstrame que es posible la oportunidad de cambiar las situaciones que hoy me perturban. Guía cada una de mis palabras para poder ser claro ante las adversidades, porque sé que si mi mente está clara será más fácil tomar la decisión correcta ante tanta confusión.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Quinto día (14 de abril): Humildad

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito bríndame un corazón humilde como el tuyo porque necesito aprender a ser humilde de corazón. Transforma mi soberbia en humildad que se exprese en mis actos diarios. Hoy me acerco humildemente a ti para pedirte que me ayudes ante las cosas que no puedo cambiar, para que de alguna manera se modifiquen y se exterioricen en mí. Confío en que tú me enseñarás como hacerlo.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Sexto día (15 de abril): Renuncia

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, ayúdame a renunciar a todas aquellas cosas que me hagan mal, tú sabes cuales son. Así que las deposito en tus manos para que me muestres cuál es el camino de la renuncia. Muéstrame como hacerlo, guía mis actos, todo te lo entrego a fin de que tú me guíes en estos momentos. Vos que has sido sabio por haber dejado todo y entregarte solícitamente a Dios, aun sabiendo cual era tu destino, bríndame aquella fortaleza de corazón para la renuncia, que en ti confío mis pasos y mis decisiones.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Séptimo día (16 de abril): Fe

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito acrecienta cada día más mi fe. Haz que ella crezca más día tras día, escucha mis palabras hoy que llego a ti con esperanza. Muéstrame cuál es el camino que me conduce a Dios. Tú que has creído acrecienta mi fe cada día, como fiel representante de Cristo Nuestro Salvador. Devélame cuál es mi misión en el mundo para que yo pueda llevarla a cabo con fe y alegría.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Octavo día (17 de abril): Esperanza

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, siembra en mi la semilla de la caridad de compartir con otros la dicha de encontrarte. Que la caridad sea para mí un regalo de Dios que siembra la fe en otros corazones. Confío plenamente en que podrás ayudarme ante las adversidades y guiarás mis pasos para que pueda ejercer la caridad entre mis hermanos.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

Noveno día (18 de abril): Caridad

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito, siembra en mi la semilla de la caridad de compartir con otros la dicha de encontrarte. Que la caridad sea para mí un regalo de Dios que siembra la fe en otros corazones. Confío plenamente en que podrás ayudarme ante las adversidades y guiarás mis pasos para que pueda ejercer la caridad entre mis hermanos.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.

5 minutos al día que cambiarán tu vida