Paulo IV

San Paulo IV

Patriarca de Constantinopla

Apodado “el joven”. Su fiesta se celebraba el 28 de agosto.

Originario de Salamis, el año 780, durante los últimos meses del reinado del emperador Leon IV, fue elegido patriarca de Constantinopla. Cuando la emperatriz Irene asumió la regencia, el santo abogó por la restauración del culto de las imágenes.

El año 784, se retiró al monasterio de Floro con la intención expresa de hacer penitencia por la negligencia y falta de valor con que había procedido durante la crisis iconoclasta. Hasta el momento de su muerte, ocurrida poco después, abogó por la convocación de un concilio contra los iconoclastas que se reunió el año 787.