Nicolás de Flue

San Nicolás de Flue

1417-1487

21 de Marzo

Padre de la Patria Suiza

Nació el año 1417 en Sachseln, Suiza, año que el concilio de Constanza puso fin al cisma de Occidente y eligió a Martín V.

Nicolás era campesino y al regresar del campo se dedicaba a la oración y el silencio. Se casó a los treinta años Dorotea Wiss de dieciséis. Tubieron diez hijos. El primero fue presidente de Suiza.

Nicolás es vive con profundo compromiso su fe cristiana. Es amante de su patria y promotor de la paz. Pero se ve obligado a intervenir en varias guerras. Lleva una vida ascética.

A los cincuenta años, con el consentimiento de su esposa y de sus hijos, se retira a la vida eremítica, entregado a la meditación y a las más duras penitencias. La capilla que hay junto a la ermita se convierte en centro espiritual donde acuden muchos a recibir su guía.

Hizo muchos milagros, por muchos años su único alimento fue la Eucaristía. “Si durante veinte años, dice Pío XII, él no se alimentó más que del pan de los ángeles, este carisma fue el cumplimiento y la recompensa de una larga vida de dominio de sí mismo y de mortificación por amor de Cristo”.

No consigue aislarse de los asuntos temporales. Fue juez y consejero de su cantón, diputado, y rechazó el cargo de jefe de Estado. Tuvo importante papel en el tratado de paz perpetua con Austria.

La Confederación, a raíz de la guerra contra Carlos el Temerario, duque de Borgoña, estuvo en gran peligro de división. Nicolás logró la reconciliación. Se le otorgó el título de “padre de la patria”, fundador de la Confederación y primer confederado.

Cuando el país se vio al borde de la guerra civil por un conflicto que enfrentaba los cantones urbanos con los rurales, san Nicolás, que ya había sido juez de cantón y diputado en la Dieta federal, propuso una solución política que fue aceptada en el acto unánimemente (Pacto de Stans, 1481), consiguiendo así salvar la unidad suiza.

En medio de tantas actividades, San Nicolás continúa cultivando su vida interior. Tiene visiones sobre el misterio trinitario.

“Nicolás de Flue, dice Pío XII, encarna con una plenitud admirable, la unión de la libertad terrestre y de la libertad celeste”.

Al final Nicolás sufrió una terrible enfermedad. Murió en su cabaña rodeado por su esposa y sus hijos, el 21 de marzo de 1487.

Fue canonizado en 1947.

5 minutos al día que cambiarán tu vida