Acto de Consagración (¡Oh Señora mía!)

¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Ti; y, en prueba de mi filial afecto os consagro desde este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tu, Oh, Madre de bondad, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya.

Madre, aquí tienes a tu hijo. (3 veces)

En Ti, Madre mía dulce, he puesto toda mi confianza y nunca jamás seré confundido.

Amén.

Oh dulce Corazón de María, sed mi salvación.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.