Novena a San Felipe Neri (del 17 al 25 de mayo)

San Felipe Neri
San Felipe Neri

Día segundo (18 de mayo)

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

BREVE HISTORIA

Francisco Neri quiere asegurar el futuro de su hijo, por eso cuando Felipe cumple 18 años le envía a San Germán, ciudad cercana a Monte Casino. Allí vive Rómulo, tío de
Felipe, que regenta un próspero comercio y no tiene herederos.

En esta época, Felipe visita Gaeta, un monte junto al mar que según la tradición se rasgó por la mitad en el momento en que Jesús expiró. En aquel monte hay una ermita con una cruz para que se medite la Pasión del Señor. Contemplando en ese crucifijo el infinito amor de Dios, Felipe decide apartarse de todas las cosas que este mundo valora como riqueza: – dinero, honor, afectos y placeres -; para entregarse total y libremente a Dios.

Sin mirar atrás, Felipe marcha a Roma para vivir como un eremita, ofreciéndose, unido a Jesús Crucificado, por la salvación de los hombres.

En Roma, comienza su vida de oración y penitencia, viviendo en una habitación que le deja el florentino Galeoto Caccia. Una cama, una silla, unos cuantos libros y una cuerda para colgar la ropa, es todo lo que necesita. Viste con tejidos de lana muy sencillos y tan sólo come una vez al día algún panecillo y, a veces, algo de verdura o aceitunas o algún huevo semanal.

Felipe se dedica a la educación intelectual y espiritual de los dos hijos de Galeoto, transformando en dos años, a aquellos diablillos, en dos verdaderos ángeles.

DOCTRINA

“Quien no sube a menudo al Cielo en vida con el pensamiento, peligra mucho de no ir a él después de su muerte”.

“Echaos en los brazos de Dios y preguntadle si quiere algo de vosotros; Él os hará aptos para todo aquello en que os quiera emplear. Si Dios da la carga también da las fuerzas”.

Decía Felipe que era necesario tener gran confianza en Dios y no perturbarse por las contrariedades que nos viniesen, añadiendo que Dios acostumbra, cuando quiere conceder alguna virtud, permitir que el hombre se vea tentado en el vicio contrario; por eso daba como remedio que, cuando viniese alguna tentación, se acordase la persona del gusto sentido otras veces en la oración, y así, fácilmente, vencería las tentaciones.

Petición particular para este día.

LETANÍAS

San Felipe – Ruega por nosotros.
Vaso de Espíritu Santo – Ruega por nosotros.
Hijo de María – Ruega por nosotros.
Apóstol de Roma – Ruega por nosotros.
Consejero de papas – Ruega por nosotros.
Voz profética – Ruega por nosotros.

Señor Dios, que no cesas de enaltecer a tus siervos con la gloria de la santidad, concédenos que el Espíritu Santo nos encienda con aquel mismo fuego que abrasó el corazón de San Felipe Neri. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.