Novena a San Expedito

Quinto día (14 de abril): Humildad

San Expedito
San Expedito

Señal de la Santa Cruz

Acto de contrición

¡Glorioso San Expedito!, grandes han sido los méritos de tu inquebrantable fe, vuelca en nosotros tus virtudes y haz que a imitación tuya prefiramos las delicias celestiales sobre las tentaciones del mundo.

Sed nuestra guía y ayúdanos a transitar con esperanza nuestra vida terrenal. Te pedimos fervorosamente alivio para los que sufren y tu intercesión ante Jesús, nuestro Salvador, para que abra las puertas del cielo a las almas que aguardan en el purgatorio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pedir en silencio la gracia que se desea alcanzar.

San Expedito bríndame un corazón humilde como el tuyo porque necesito aprender a ser humilde de corazón. Transforma mi soberbia en humildad que se exprese en mis actos diarios. Hoy me acerco humildemente a ti para pedirte que me ayudes ante las cosas que no puedo cambiar, para que de alguna manera se modifiquen y se exterioricen en mí. Confío en que tú me enseñarás como hacerlo.

San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Padre Nuestro, tres Ave María y un Gloria.

Señal de la Santa Cruz.