Novena a San Lorenzo (del 1 al 9 de agosto)

San Lorenzo
San Lorenzo

DÍA 9 (9 de agosto)

Por la señal de la santa cruz…

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, pero sobre todo porque te ofendí a ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendar y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Confío en que me perdonarás, por tu infinita misericordia. Amén.

ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA

¡Oh, Reina de los ángeles y de los hombres, Purísima Virgen María, la más bella, encantadora y tierna de todas las criaturas hechas por Dios!

En Vos no hubo doblez, ni odio, ni engaño, ni calumnia, ni injusticia de ninguna clase, porque Dios quería a su Madre el ser más perfecto, para que nosotros sus hijos, imitando su manera de vivir, lleguemos a ser como ella.

Te damos gracias, ya que por Vos hemos recobrado la amistad de Dios que perdieron nuestros primeros padres en el Paraíso Terrenal.

Te alabamos porque Dios te escogió para ser su Madre y Madre nuestra.

Bendita seas porque en tu vientre purísimo Dios se hizo hombre para estar muy cerca de nosotros y de nuestros problemas.

Te rogamos Purísima Señora que nos enseñes a conocer verdaderamente a tu Hijo Jesucristo; a profundizar su Palabra que apasiona grandemente a quienes con sinceridad la meditan y la ponen en práctica.

Haz Señora, que cada día de esta Novena, aprendamos a comprender, amar y respetar y amar a nuestro prójimo. Amén.

(Se rezan 3 Avemarías en honra a María Santísima, [una como hija del Padre, una como Madre del Hijo y una como esposa del Espíritu Santo]).

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, ¿Qué voces serian bastantes para darte el parabién de la felicidad que gozas?. Pasaron en pocos instantes los acerbos dolores del fuego, en que te arrojó el tirano y ahora en premio de tu fortaleza, te miras anegado en un océano de delicias y bienaventuranzas. Una y mil veces te repito mis plácemes; pero si aún entre los hombres miserables se estila hacer un obsequio a quién da los parabienes, tu a quién la caridad divina hace tan generoso ¿Qué obsequio a mi favor determinas hacerme? Yo no quiero otro, Santo mío no pido, ni apetezco otro, que el de la virtud de la fortaleza que no redime al ímpetu de mis desordenadas pasiones, para resistir las llamas de la concupiscencia y apetitos y para mantenerme en gracia de mi Dios, para poder ir darle alabanza por toda la eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias).

ORACIONES FINALES

Concédenos, Omnipotente Dios y Señor que se apaguen en nosotros las llamas de nuestros vicios, así como concediste al Bienaventurado San Lorenzo que venciese el fuego de sus tormentos, por Jesucristo, Señor nuestro, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

OREMOS

Dios nuestro que nos propones seguir como ejemplo a San Lorenzo, ayudanos ante todo a imitar sus virtudes, amar a Cristo y su palabra, amar como a nuestro pan de cada día y amar a nuestros hermanos y junto con eso, por su intercesión concédeme, si es tu voluntad, la gracia que te estoy pidiendo.

Se ha sabido que jamás alguien que ha acudido a Ti, ha quedado defraudado, por eso, Padrenuestro, pongo en tus manos a través de San Lorenzo mi humilde súplica.

Te lo pido por tu Hijo Jesucristo nuestro Señor Amén.