Novena a San Lorenzo (del 1 al 9 de agosto)

San Lorenzo
San Lorenzo

DÍA 8 (8 de agosto)

Por la señal de la santa cruz…

ACTO DE CONTRICIÓN

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, pero sobre todo porque te ofendí a ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendar y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Confío en que me perdonarás, por tu infinita misericordia. Amén.

ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA

¡Oh, Reina de los ángeles y de los hombres, Purísima Virgen María, la más bella, encantadora y tierna de todas las criaturas hechas por Dios!

En Vos no hubo doblez, ni odio, ni engaño, ni calumnia, ni injusticia de ninguna clase, porque Dios quería a su Madre el ser más perfecto, para que nosotros sus hijos, imitando su manera de vivir, lleguemos a ser como ella.

Te damos gracias, ya que por Vos hemos recobrado la amistad de Dios que perdieron nuestros primeros padres en el Paraíso Terrenal.

Te alabamos porque Dios te escogió para ser su Madre y Madre nuestra.

Bendita seas porque en tu vientre purísimo Dios se hizo hombre para estar muy cerca de nosotros y de nuestros problemas.

Te rogamos Purísima Señora que nos enseñes a conocer verdaderamente a tu Hijo Jesucristo; a profundizar su Palabra que apasiona grandemente a quienes con sinceridad la meditan y la ponen en práctica.

Haz Señora, que cada día de esta Novena, aprendamos a comprender, amar y respetar y amar a nuestro prójimo. Amén.

(Se rezan 3 Avemarías en honra a María Santísima, [una como hija del Padre, una como Madre del Hijo y una como esposa del Espíritu Santo]).

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya fe hacia la sagrada Eucaristía, era tan viva, que creíste que recibiéndola en la víspera del martirio y comulgando con ella los demás que estaban contigo en la cárcel, quedarían fortalecidos y robustos para sufrir los tormentos que el tirano les tenia preparados; en esa misma fe, en esa misma herencia vivo yo; creo firmemente que el plan celestial da aliento y fortaleza a los que igualmente la reciben para vencer todo cuanto se oponga a la fe y a la ley de Dios, así como espero conseguir por los méritos de mi Señor Jesucristo y por tu intercesión, pues del Todopoderoso la gracia, que necesito para recibirle dignamente y para ir a adorarlo por una eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros, 3 Avemarías y 3 Glorias).