Novena a Santa Catalina de Siena

SEGUNDO DÍA (21 de abril)

Santa Catalina de Siena
Santa Catalina de Siena

ORACIÓN INICIAL

En el Nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Señor Dios Nuestro, que diste a Santa Catalina de Siena el don de entregarse con amor a la contemplación de la pasión de Cristo y al servicio de la Iglesia, haz que, por su intercesión, el pueblo cristiano viva siempre unido al misterio de Cristo, para que pueda rebosar de gozo cuando se manifieste su gloria. Te lo pedimos por Nuestro Señor Jesucristo, tu hijo. Amén.

LECTURA: Tomada de la vida de Santa Catalina.

LA PRIMERA GRACIA MÍSTICA DE SANTA CATALINA.

Santa Catalina a la edad de 6 años tiene su primera visión. Esto sucedió mientras iba a la casa de su hermana Buenaventura, en compañía de su hermanito Esteban.

Catalina vio suspendido en lo alto del techo de la Iglesia de Santo Domingo, un trono bellísimo en donde estaba sentado el Señor Jesús revestido con los ornamentos pontificales y con la mitra en la cabeza. Estaban con Él San Pedro, San Pablo y el evangelista Juan.

Catalina quedó como clavada en el suelo, con la vista fija en el Señor. Jesús con una mirada llena de majestad y dulzura le sonrió y levantando la mano derecha, bendijo a Catalina haciendo la señal de la cruz sobre ella.

Esteban creyendo que su hermana venía con él, siguió caminando; cuando volteó, vio a Catalina con los ojos fijos en lo alto, la llamó muchas veces y como Catalina no se movía, Esteban la estremeció con fuerza gritándole. Ella volviendo de su éxtasis respondió: “Si tú vieras lo que yo veo, no me quitarías así de esta visión, ni por todo el oro del mundo”. Dicho esto, Catalina vio nuevamente hacia arriba, pero la visión había desaparecido.

REZO DEL SANTO ROSARIO

(Se rezan los misterios que toquen ese día y las letanías, al finalizar se lee lo siguiente)

COMPROMISO DE ESTE DÍA:

Santa Catalina nos demuestra, cómo el alma siempre se goza en la presencia de Dios; a ejemplo de Santa Catalina debemos buscarlo en cada momento de la vida.

ORACIÓN FINAL

Escucha Señor nuestras plegarias y concede a los que celebramos la Fiesta de Santa Catalina de Siena, Virgen, crecer siempre en tu amor y perseverar hasta el fin. Por Nuestro Señor Jesucristo tu hijo que contigo vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.