Novena a Santa Catalina de Siena

SÉPTIMO DÍA (26 de abril)

Santa Catalina de Siena
Santa Catalina de Siena

ORACIÓN INICIAL

En el Nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Señor Dios Nuestro, que diste a Santa Catalina de Siena el don de entregarse con amor a la contemplación de la pasión de Cristo y al servicio de la Iglesia, haz que, por su intercesión, el pueblo cristiano viva siempre unido al misterio de Cristo, para que pueda rebosar de gozo cuando se manifieste su gloria. Te lo pedimos por Nuestro Señor Jesucristo, tu hijo. Amén.

LECTURA: Tomada de la vida de Santa Catalina.

PRODIGIOS QUE DIOS HIZO POR INTERCESIÓN DE SANTA CATALINA

Entre las muchas curaciones milagrosas que Santa Catalina realizó, de las más sobresalientes fue la sanación de un niño desfigurado por una enfermedad. Santa Catalina lo tomó de la mano, haciendo oración por él, y lo devolvió sano a los brazos de su mamá. En otra ocasión, Santa Catalina cura a una mujer muy devota de la Santa, que cayó sobre unos escombros desde una gran altura, teniendo múltiples fracturas. Catalina, pasó sus manos sobre la mujer, sanándola.

Otra gran señal prodigiosa que el Señor hizo en favor de Santa Catalina, fue sin duda, el resucitar a su mamá, la que había muerto tras una penosa enfermedad, sin confesarse, ni aceptar la voluntad de Dios.

Catalina, triste ante esta realidad, le dijo al Señor: “Mientras tenga vida no me moveré de aquí hasta que me devuelvas viva a mi mamá”. Los presentes pudieron ver como el cuerpo de Lappa volvió a la vida, y vivió hasta los 89 años de edad como firme discípula de su hija.

Catalina procuraba tener gran paciencia, caridad y delicadeza al atender a los enfermos. Un día, mientras atendía a la hermana Andrea, Catalina se castigó a sí misma por esa actitud; bebió el agua con la que había lavado la herida de Andrea, en completa humildad.

REZO DEL SANTO ROSARIO

(Se rezan los misterios que toquen ese día y las letanías, al finalizar se lee lo siguiente)

COMPROMISO DE ESTE DÍA:

Dios no se limita a contemplar nuestro sufrimiento, y hace algo para remediarlo al compadecerse del hombre. Se hace uno con él; en algunas ocasiones como es el caso de Santa Catalina, Dios se hace presente en el servicio hacia los hermanos, que es también el servicio a Dios entre nosotros.

ORACIÓN FINAL

Escucha Señor nuestras plegarias y concede a los que celebramos la Fiesta de Santa Catalina de Siena,

Virgen, crecer siempre en tu amor y perseverar hasta el fin. Por Nuestro Señor Jesucristo tu hijo que contigo vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.