San Vicente Ferrer

San Vicente Ferrer

Presbítero

Fiesta: 5 de abril

1350-1419

Fuente: corazones.org

BREVE

Nació en Valencia el año 1350. Miembro de la Orden de Predicadores, enseñó teología. Como predicador recorrió muchas comarcas con gran fruto, tanto en la defensa de la verdadera fe como en la reforma de las costumbres. Murió en Vannes (Francia), el año 1419.

Nace en Valencia en 1350. A los diecisiete años entra en la Orden de los dominicos, viviendo con gran disciplina la vida regular dejando de ello un claro testimonio en su tratado titulado “Sobre la vida espiritual”, con una perfecta teología del apostolado y de deseo ardiente de perfección.

Primeramente se dedicó a la enseñanza de la filosofía y teología, materias de las que publicó algunos tratados.

Su pureza virginal, su carácter franco y jovial y su amor por la austeridad lo habían preparado para una gran misión apostólica, que ya entre los años 1380-1390, lo vio ocupado en numerosas misiones a él encomendadas por el cardenal legado Pedro de Luna y por el rey Juan I de Aragón.

Ya en este periodo se dedicó a la predicación en los primeros tiempos al lado del Papa en Aviñón y luego en el sur de Francia y en el norte de Italia.

Finalmente en el año 1399 se dedicó del todo al ministerio de la predicación itinerante, como “legado de parte de Cristo” ya que, como él mismo testifica en carta al antipapa Benedicto III, había recibido del mismo Cristo este encargo.

Combatió con enorme esfuerzo la situación de división de la Iglesia en el cisma de Occidente, dejando finalmente al antipapa, de parte del cual estuvo de buena fe por un tiempo.

Fue el mas popular y eficaz predicador de su tiempo, que electrizaba las masas y que afirmaba su predicación con grandes milagros.

Su acción apostólica se extendió desde Granada en España, entonces dominada por los musulmanes, hasta Suiza, Holanda e Inglaterra, dejando en todas partes una profunda impresión, renovando espiritualmente enteras regiones y llevando por todas partes la paz y la unidad.

Murió en Vannes (Francia) el 5 de abril de 1419 y allí se venera su cuerpo.

Fue canonizado por Calixto III el 29 de junio de 1455. La devoción a san Vicente a causa de su poder taumatúrgico es todavía vivísima en Europa y en América.

Del modo de predicar
Del tratado de san Vicente Ferrer sobre la vida espiritual

En la predicación y exhortación debes usar un lenguaje sencillo y un estilo familiar, bajando a los detalles concretos. Utiliza ejemplos, todos los que puedas, para que cualquier pecador se vea retratado en la exposición que haces de su pecado; pero de tal manera que no des la impresión de soberbia o indignación, sino que lo haces llevado de la caridad y espíritu paternal, como un padre que se compadece de sus hijos cuando los ve en pecado o gravemente enfermos o que han caído en un hoyo, esforzándose por sacarlos del peligro y acariciándoles como una madre. Hazlo alegrándote del bien que obtendrán los pecadores y del cielo que les espera si se convierten.

Este modo de hablar suele ser de gran utilidad para el auditorio. Hablar en abstracto de las virtudes y los vicios no produce impacto en los oyentes.

En el confesionario debes mostrar igualmente sentimientos de caridad, lo mismo si tienes que animar a los pusilánimes que si tienes que amenazar a los contumaces; el pecador ha de sentir siempre que tus palabras proceden exclusivamente de tu caridad. Las palabras caritativas han de preceder siempre a las recomendaciones punzantes.

Si quieres ser útil a las almas de tus prójimos, recurre primero a Dios de todo corazón y pídele con sencillez que te conceda esa caridad, suma de todas las virtudes y la mejor garantía de éxito en tus actividades.

ORACIÓN

Dios todopoderoso, tú que elegiste a san Vicente Ferrer ministro de la predicación evangélica, concédenos la gracia de ver glorioso en el cielo a nuestro Señor Jesucristo, cuya venida a este mundo, como juez, anunció san Vicente en su predicación.

Por nuestro Señor Jesucristo.