Los siete domingos en honor a San José – Tercer Domingo

San José
San José

Toda la vida de San José fue un acto continuo de fe y obediencia.

Hay una maravillosa tradición cuyo origen se remonta al siglo XVI que consiste en dedicar los siete domingos anteriores a la fiesta de San José, a acudir con especial detenimiento al Esposo de María Virgen, para expresarle cariño y pedirle mercedes.

Se suelen «contemplar» o considerar, los principales misterios acontecidos a los largo de su vida en la tierra entretejidos de gozos y dolores, en los que se refleja de algún modo toda vida humana, la nuestra, y en la que encontramos luz, serenidad, fortaleza, sentido sobrenatural, amor a Dios Padre, a Dios Hijo, a Dios Espíritu Santo y a la Santísima Virgen.

Toda la vida de San José fue un acto continuo de fe y obediencia en las circunstancias más difíciles y oscuras en que le puso Dios. Él es al pie de la letra “el administrador fiel y solícito a quien el Señor ha puesto al frente de su familia” (Lc 12, 42). Desde tiempo inmemorial, la Iglesia lo ha venido venerando e invocando como continuador en ella de la misión que un día tuviera para con su Fundador y Madre.

En los momentos de noche oscura, el ejemplo de José es un estímulo inquebrantable para la aceptacíón sin reservas de la voluntad de Dios. Para propiciar ese veneración e imitación y para solicitar su ayuda, ponemos a continuación el siempre actual Ejercicio de los siete Dolores y Gozos.

Sigue leyendo Los siete domingos en honor a San José – Tercer Domingo

San Francisco Régis Clet

18 de febrero

San Francisco Regis Clet, mártir
San Francisco Regis Clet, mártir

Nació en Grenoble el 19 de agosto de 1748 . Era el décimo hijo de César Clet y Claudina Bourquy. No hay que confundirlo con el santo jesuita que le da el nombre, éste es un paúl francés.

Fue durante catorce años profesor de teología del seminario de Annency (Francia). Durante un año fue director de novicios. Durante veintisiete años fue misionero en China. Desde 1820 es un habitante del cielo.

Sigue leyendo San Francisco Régis Clet

Los Siete Santos Fundadores

17 de febrero

Los siete santos fundadores de los Servitas
Los siete santos fundadores de los Servitas

Siete jóvenes florentinos. Se llamaban Bonfilio Monaldi, Bonayunto Manetti, Manetto de l´Antella, Amidio Amidei,  Ugoccio Ugoccioni, Sostenio de Sostegni y Alejo Falconieri.  Cuentan los biógrafos de la orden que “hubo siete hombres de tanta perfección, que Nuestra Señora estimó cosa digna dar origen a su Orden por medio de ellos. No encontré que ninguno sobreviviera de ellos, cuando ingresé en la Orden, a excepción de uno que se llamaba fray Alejo… La vida de dicho fray Alejo, como yo mismo pude comprobar con mis ojos, era tal, que no sólo, conmovía con su ejemplo, sino que también demostraba la perfección de sus compañeros y su santidad.”

Sigue leyendo Los Siete Santos Fundadores

Santa Juliana

16 de febrero

Santa Juliana de Nicomedia
Santa Juliana de Nicomedia

Juliana era hija de una conocida familia ilustre de Nicomedia, en la actual Turquía. Su padre, pagano, metido en el ejercicio del Derecho llegó a convertirse en perseguidor de cristianos y su madre agnóstica. Ella, por la situación familiar, se hace bautizar en secreto. Además se entrega enteramente a Cristo, desechando el matrimonio.

Sigue leyendo Santa Juliana

Santos Faustino y Jovita

Santos Faustino y Jovita, hermanos mártires
Santos Faustino y Jovita hermanos

Nacidos en Brescia (Lombardía). Son dos hermanos varones aunque el nombre del segundo nos pueda llevar a confusión. Fueron bautizados desde pequeños, “modestos, virtuosos y unidos entre sí con el vínculo de una hermanable caridad”.

Apolonio, obispo de Brescia, los llamó al sacerdocio; a Faustino lo hizo presbítero y a Jovita, más joven, diácono. Una vez ordenados, se dedicaron a predicar la fe cristiana, consiguiendo numerosas conversiones.

Sigue leyendo Santos Faustino y Jovita

San Gregorio II, Papa

13 de febrero

San Gregorio II, Papa

San Gregorio II (669-731), considerado por algunos historiadores como el mejor Papa del siglo VIII, fue digno sucesor de Gregorio Magno, a quien se pareció en la alteza de miras que lo guió en todas sus acciones y en la magnitud de empresas en que tuvo que intervenir. En él se resume de modo espectacular la paradoja de todo cristiano obligando a la dualidad de atender a las cosas de este mundo y de no vivir más que para Dios.

Sigue leyendo San Gregorio II, Papa

5 minutos al día que cambiarán tu vida